Page 104 - Cultura Contributiva en America Latina
P. 104
I. Contradicciones y críticas: Algunas conclusiones João Bosco Coelho Pasin

La Constitución brasileña de 1988 asegurara el desarrollo nacional en
su artículo 170 y, en general, la cooperación entre los entes federativos
–Unión, Estados, Distrito Federal y Municipios– en favor de la justicia social
y de la promoción del bienestar de la sociedad civil. Todavía, la realidad
socioeconómica brasileña se aleja de la letra de su “Constitución Ciudadana”.
Existe una total falta de correspondencia entre lo idealizado por los
constituyentes y lo construido en la sociedad civil, principalmente, con el
apoyo del Estado. Lo que genera una cultura de constante tensión entre el
Estado-Fiscal –la Administración Tributaria Federal se representa con la“figura
del león”– y los ciudadanos-contribuyentes –en general, evasores por opción
(creen que es mejor nada pagar a los corruptos) o necesidad (defienden la
propia sobrevida frente a la carga tributaria recesiva)– en Brasil.
Ante esa manifiesta ineficacia constitucional, varias son las reformas
constitucionales necesarias –por ejemplo, la reforma tributaria– exigidas de
forma manifiesta por la sociedad civil brasileña, así como por la comunidad
internacional –por ejemplo, los copartícipes de Brasil en el Mercado Común
del Cono Sur (MERCOSUR) y en los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y África del
Sur)– y sus organismos como, por ejemplo, el Fondo Monetario Internacional
(FMI) y la Organización Mundial del Comercio (OMC). Entre otros aspectos,
la reforma tributaria brasileña” necesita privilegiar la moralidad pública –
compatibilizando un sólido ordenamiento jurídico y su aplicación en el
camino de la justicia social–, en especial, en lo que se refiere a la moralidad
institucional y, por supuesto, a la seguridad jurídica, que debe estar centrada
en cuatro puntos:
• El equilibrio y la redistribución de la carga tributaria: con la reducción

del número de tributos (simplificación) –la abolición del Impuesto sobre
las Rentas y Ganancias de las Personas Físicas–57 y el alargamiento de las
bases imponibles de los tributos (nuevos –el Impuesto sobre Fortunas,
por ejemplo– y actuales), que estarán dotados de alícuotas progresivas
o selectivas (redistribución y adecuación); y con la prohibición de que el
peso de la carga tributaria en su suma global sea superior a 30% del PIB
o compatible con el Índice de Desarrollo Humano (IDH) nacional. En la
actualidad, la carga tributaria brasileña corresponde a 36% del PIB –Brasil
está entre los 30 países con carga tributaria más elevada del mundo– y
Brasil está en la posición 79 en el ranking mundial del IDH;58

57 Igualmente, es muy importante la creación de un IVA – Impuesto sobre el Valor Añadido – para el futuro del MERCOSUR.
En la actualidad, Brasil es el único de los cuatro miembros efectivos (Argentina, Paraguay y Uruguay) que no posee este tipo
de impuesto. Lo que constituye una completa “falta de moralidad institucional” propia de la “falta de voluntad política” del
gobierno brasileño, que no se preocupa con la creación de un IVA, un punto llave para el futuro del MERCOSUR.
58 Cfr. www.ibge.gov.br

103
   99   100   101   102   103   104   105   106   107   108   109